Si alguna vez te ha pasado que al estar con un galán en pleno momento erótico, no logre la erección, ya sabes que es una situación bastante incómoda para ambos, ellos reaccionan de diferentes formas se apenan, se enojan, se avergüenzan, se frustran, se esconden, se van … y las mujeres ¿Qué hacemos frente a una situación así?

Algunas de mis pacientes me han contado que se sienten apenadas, enojadas y también frustradas por supuesto, pero lo más sorprendente que algunas incluso, llegan a sentirse culpables.

Si has estado en ésta situación, ¿Te ha pasado por la cabeza que eres la responsable y/o culpable por la falta de erección de tu pareja?

Los adultos somos responsables de nuestro cuerpo, de nuestras emociones, de nuestra conducta, de nuestra salud y de nuestra sexualidad. La disfunción eréctil, que se  define como la incapacidad persistente para conseguir y mantener una erección suficiente para la realización satisfactoria de la relación sexuales, NO es tu responsabilidad.

El hombre maduro sabe que lo que sucede con su mente, su cuerpo y su sexualidad no tiene que ver con alguien más; ésta disfunción puede tener el origen en cuestiones médicas, alguna enfermedad o algún medicamento que esté tomando, puede ser también originado por cuestiones hormonales, y también por dificultades psicológicas como el cansancio, el stress y el miedo a no tener un “buen” desempeño sexual, pensamientos y emociones que pueden influir en que falle la erección, incluso hay varones que les sucede por usar o no usar condón y emplean este “pretexto” como argumento para no protegerse de infecciones de trasmisión sexual.

En ninguno de los casos ya sean de origen físico o psicológico, las mujeres son “causantes” de la disfunción eréctil ni tampoco son un impedimento para que ésta se dé.

Tu cuerpo, tu comportamiento, tus intereses, tu forma de ser o de vestir, tu profesión, tu lenguaje, tu forma de bailar … nada exterior, absolutamente nada, tiene que ver con la erección o no erección de él.  Y una vez descartado que la disfunción tiene origen médico, es recomendable acudir a un profesional psicólogo-sexólogo que apoye a combatir el problema; tomar en cuenta que callarlo y aislarse no conducirán a resolverlo.

Es importantísimo tomar en cuenta que la falta de erección puede ser un indicador de alguna enfermedad que aún no ha sido diagnosticada aunque la mayoría de las veces su origen es mental-emocional.

Como siguiente paso es fundamental platicar y  poder expresar cómo se siente cada uno, evitar culparse entre si, y  mientras tanto hay muchas alternativas para disfrutar la sexualidad, caricias, darse masaje uno al otro sin tener la finalidad de una penetración, tan solo disfrutar el contacto de la piel de diferentes texturas según la parte del cuerpo que se esté acariciando, se pueden hacer juegos, como representar papeles entre la pareja, usar ropa sexy y todo lo creativo que se te ocurra, ya que éstos momentos fortalecen la relación íntima entre ambos, y dejan de considerar el coito como la finalidad principal del encuentro cuando la sexualidad integral y el erotismo ofrecen una amplia gama de placeres para disfrutar.

 

Mta. Mary Balsa

Sexóloga

Si tienes interés en saber más del tema y tener una sesión de terapia conmigo escríbeme:

contacto@mujeresimportantisimas.com