En realidad, nunca puedes equivocarte!!! Mentira; claro que si puedes o al menos una vez por el mismo motivo.

La vida, te repetirá tantas veces sea necesario los mismos escenarios, hasta que realmente aprendamos nuestras lecciones y tomemos las mejores decisiones para nuestro camino.

Cada error o equivocación que tomamos en el día a día, en el transcurso de nuestras vidas son un reflejo del presente, lo que somos hoy, felices o no tan felices; en mi caso en particular cometí un par de errores en mi vida sentimental; con cada experiencia vivida, entregue todo lo que tenía, aunque en el fondo que lo iba haciendo, sentía en mi interior que me estaba equivocando, pero insistía pensando que todo cambiaría; hasta que tomaba la decisión de partir, sin embargo en la siguiente relación volvía a insistir en los mismos errores, hasta que me permití un espacio para mí de soledad de entender por qué insistía.

Partía con heridas grandes, pero así mismo llena de aprendizajes y gracias a cada “equivocación”, cada experiencia me trajo a la relación que hoy en día comparto con un hombre maravilloso, con el que estoy felizmente comprometida y con el que siento internamente que somos los dos los que construimos, que soñamos que nos disfrutamos de una forma equilibrada.

Lo maravilloso de las equivocaciones es que siempre existen soluciones y consecuencias que nos hacen tomar conciencia para poder evolucionar y crecer tanto personal como profesionalmente.

En la vida laboral es más sencillo, más terrenal; todas nuestras equivocaciones son tangibles más sencillas de identificar y de aterrizar, por lo general se generan por falta de concentración, podemos Es un hecho que siempre tenemos la opción de equivocarnos; pero, es lo mejor que nos puede pasar, ya que esto quiere decir que nos hemos atrevido, que nos hemos arriesgado y sobre todo vuelto a levantar; tenemos la capacidad de reinventarnos a través de nuestras decisiones que en algunos momentos pueden verse equivocadas pero que finalmente estarán llenas de múltiples y gratificantes lecciones.

Siempre tenemos la opción de escoger, pero lo más importante es escuchar nuestro interior, necesitamos tiempo para analizar, para entender exactamente cuáles son las posibles consecuencias de cada toma de decisión, ya que estas decisiones cambian todo en un momento dado, por esta razón cualquier decisión que tengamos que tomar la debemos analizar con amor y confianza y en lo posible que las consecuencias no sean nocivas ni para ti ni para tu entorno.

Equivocarse es de valientes de emprendedores y de soñadores. ¡Atrévete a equivocarte!!!

Yohana M. Martínez Camacho.

yohanamartinezc@gmail.com