La vida es corta y creo que eso nos ha quedado clarísimo a los mexicanos luego de los sismos de septiembre en la CDMX, y en otros estados, la inundación de Querétaro, el evento de las Vegas de hace unos días y otros eventos climatológicos en el mundo. 

 

En un abrir y cerrar de ojos pasan cosas, despiertas pensando que todo será normal como cualquier otro día y de pronto la vida te cimbra sin que lo puedas controlar.   De estos eventos muchos ya no están aquí para contarlo sin embargo muchos más salimos con vida y esa vida en verdad, hay que vivirla.

 

El fin de semana pasado visité dos albergues en la Ciudad de México para ayudar a los que están ahí a encontrar paz interior. Lo que vi en esos lugares me volvió a sacudir internamente. Lo que más me impactó, además de las condiciones tan duras que se están viviendo es que en un albergue a las personas se les llama “Damnificados” y en el otro albergue, el cual por cierto tiene condiciones mucho más precarias, a las personas se les llamaba “Huéspedes”.   Esto me impactó me pareció espectacular porque la persona que dirige el albergue, Paty, decía con una fuerza que se ve que venía desde su corazón: “A ver señora, a estas personas no se les puede llamar Damnificados porque no lo son, en realidad ellos son SOBREVIVIENTES que están aquí entre nosotros por una razón súper especial, la vida les dio una segunda oportunidad para vivir y dejar huella a su paso

 

Qué razón tiene Paty caray y no solo va para esas personas del albergue que ella dirige sino para ti y para mi también.  

La vida es muy corta y vinimos a ser felices…

No te confundas, viniste a esta vida a tener una experiencia humana y a disfrutarla.  Qué importante es poder tener esa claridad, poder pararte en tu grandeza. No digo que no vivas tu duelo si perdiste algo, date la oportunidad de sentir y luego retoma tu propósito.  Si estás aquí, si estás leyendo esto es porque la vida te ha dado una segunda oportunidad.

 

¿Qué vas hacer con la vida que tienes hoy frente a ti, con el día que tienes hoy por vivir, por el momento que tienes ahora?

 

A quién vas a abrazar, a quién le vas a decir cuánto le amas, qué vas a gozar—  Esta vida además de ser corta es un regalo por eso te invito a que lo vivas al máximo, como si fuera el último día, momento a momento, porque en realidad ninguno de nosotros sabemos cuándo se va a terminar.

 

Si quieres tener una vida más plena y conocer una herramienta para vivir al máximo escríbeme a contacto@mujeresimportantisimas.com y te diré cómo lograrlo

Bere Corral