Después de platicar con muchos amigos decidimos hacer una semana de las emociones de los hombres, pensé que iba a ser facilísimo ponerme a contarte sus anécdotas y sus historias. Empecé el proceso de investigación, siempre comienzo por buscar frases e imágenes. Me quedé aterrada cuando Google me entregó los resultados:

  • Los hombres sólo tienen dos emociones: Tienen hambre o estás calientes, si no tiene una erección prepárale un sándwich.
  • Ninguna mujer puede amar a un hombre débil lo suficiente como para fortalecerlo.
  • Un hombre puede tratar como dama a una mujer una noche, pero solo un HOMBRE DE VERDAD puede tratarla bien de por vida.

Evidentemente el tema de las emociones masculinas no ha llevado a nadie a escribir buenas frases.  Quisiera decir que me sorprendió el resultado de la búsqueda, la verdad es que no fue así. Tristemente hemos cosificado a los hombres, olvidándonos de sus emociones, hablamos mucho de derechos de la mujer, pero…

 ¿Qué pasa con el derecho de ellos a sentir?

Al parecer no nos gusta que ellos sientan, por supuesto que en nuestro discurso consciente decimos que nos encantaría que los hombres hablaran más de sus emociones, pero en nuestro inconsciente la realidad es distinta.

Si tienes amigas solteras o divorciadas las habrás oído hablar de hombres muchas veces, y te habrán dicho cosas como ese guey le tiene miedo al compromiso, súper maricón me dejó de hablar, sigue chillando por su ex. Y esas cosas nos pasan a hombres y a mujeres, pero por alguna extraña razón en el caso de las mujeres la emoción se valida, está bien tener miedo al compromiso por todo lo que has pasado, está bien que le dejes de hablar si no te late, tómate tu tiempo de duelo; en contra parte ellos son miedosos, maricones o chillones. ¿Te parece justo?

Creo que es urgente que nos sensibilicemos a los sentimientos de cualquier ser humano, todos sentimos, tenemos emociones y todas son válidas, hoy quiero invitarte a hacer las cosas un poco distinto.

–          Pon atención a cómo te expresas de los hombres. Nosotras hemos hecho una muy buena labor para que no se consideren políticamente correctas algunas expresiones, hagamos lo mismo por ellos.

–          Se empática. Escucha a los hombres que te rodean, y antes de hacer un juicio sobre lo que te están contando detente un momento para preguntarles cómo se sienten. No esperes que te cuenten todas sus emociones como si fueran tu mejor amiga, pero abre ese espacio de diálogo.

–          Ayúdalos a reflejando sus emociones. Si a nosotras nos cuesta trabajo decir lo que sentimos, por ahí a ellos les cuesta un poquito más, un simple wow, me imagino que debes de estar enojado, ufff eso sí que debe de haber sido muy triste, ouch me imagino que eso duele va a ayudar al otro a que se sienta en confianza para expresar sus emociones.

–          No hagas distinción de género. Cuando un hombre te quiera contar lo que le pasa en su vida, escúchalo como lo harás con tus amigas, sin querer cambiar, sin juzgar, entendiendo y acompañando.

–          Agradece. La verdad es que no muchos hombres se abren a compartir sus espacios íntimos, agradece la confianza y siéntete muy afortunada de poder estar ahí para otro ser humano.

Recuerda que somos más sensibles, utiliza esa sensibilidad para contener amorosamente a los hombres que hay a tu alrededor.

Atrévete.

mayda@mujeresimportantisimas.com