De pequeña mi vocación me encontró relativamente pronto, a los 6, crear, diseñar, no pensaba en eso de ir a la universidad, aprender otro idioma; no me planteaba que las cosas hay que comprarlas con dinero y que tal vez el trabajo de mis sueños no me proporcionaría el suficiente ingreso económico para tener una casa, o un perro o cuatro.

La salvación de la paz de la tierra la veía en la posibilidad de mis manos. En cuanto al hombre de mi vida estaba todavía sin la más mínima idea, porque si, lo confieso no pensaba en otro final para mi película que este: yo, joven, entrando a una casa llena de luz, junto a mi príncipe azul tipo el de Cenicienta, y cinco niños ruidosos.

La cosa es que las prioridades han cambiado, los tiempos también. Cambian cuando logras entender que imposible es alfombrar el mundo, el cambio es para si mismo comenzando a usar pantuflas.

Con esto no me refiero a empequeñecernos, expande tu historia porque no es de soñadores ir por los sueños, muy valientes hay que ser, y valentía es también admitir que algo no te está funcionando, que va mal, aprender a perder, y por supuesto que se vale cambiar de plan, al ‘’B’’.

Es también de 21 saber que la vida nunca se llega a solucionar, porque hay situaciones que te hacen replantearte amistades y relaciones que te hacen replantearte lo que es el amor, pero tenemos todo el tiempo para ser unos disfrutones de nuestra historia, cultivando tu mente y tu alma, cuidando tu templo (tu cuerpo), y que, si el mundo es un libro, no te quedes solo leyendo una página, así que no te olvides de dejar espacio para viajar y leer más.

Dar lo mejor de nosotros en lo que sea que realicemos, para que cualquier obra de arte en la que queramos convertir nuestra vida, sea de total satisfacción.

Porque sí, yo de pequeña quería un descapotable rosa, y ser igual que la mejor doctora de la mente, (psicóloga, mi mamá), pero creo que si me hubieran preguntado a esa edad ¿Danielita cuál es tu plan de vida? Hubiera estado de acuerdo en querer ser, ante todo, una joven adulta feliz, Una persona con nudos, planteamientos y construyendo mis sueños junto con hermosas compañías, Alguien no sé, quizás alguien como yo.

Daniela Villaseñor

contacto@mujeresimportantisimas.com

Eat glitter for breakfast and shine all day.