No querer salir de nuestra zona de confort por miedo o porque no sabemos si realmente lograremos ese sueño que tanto ansiamos,  muchas veces se ocasiona simplemente porque no queremos darnos la oportunidad de mantener una mente abierta.

Con esto me refiero a estar dispuestas a tener cambios, a sobrellevar la incertidumbre y los altibajos que se puedan tener cuando decides realizar algo diferente.

Y ¿Por qué te digo esto? Porque afortunadamente lo he aprendido a través del deporte. Esta actividad me ha permitido salir de esa zona de confort, lograr metas que según yo eran inalcanzables y aprender que la vida está llena de oportunidades.

Desde chica me gustó el deporte, pero hasta hace unos 2 años que empecé a ponerme metas digamos que algo complicadas, recuerdo cuando un amigo me contó que se sentía hacer un maratón (correr 42 kms), al principio no me llamo tanto la atención porque empecé a analizarlo pero con prejuicios,  yo pensaba que la mayoría de la gente se lastimaba que era muy malo para tu espalda, que mis rodillas no lo iban a aguantar, en fin no mantuve una mente abierta para verlo también en el lado positivo. Hasta que empecé a entender que tenía que verlo por el lado positivo, si al final me gustaba tanto el deporte, por qué podría ser malo. Y de ahí empecé a entrenar, aunque no fue fácil, el hecho de tener muy firme mi meta me  llevo a realizar mi primer maratón en 2015 y de ahí empecé a pensar en más y más actividades, recuerdo como me decía que había dejado que el tiempo pasara, sin embargo, eso me ayudó a abrir mi mente y mi voluntad para ponerme más metas.

El mantener una mente abierta para realizar nuevas cosas, me ha permitido quitar miedos, tener mayor confianza en mí y  ver la vida de una forma más simple.

El deporte ha sido el mecanismo que elegí para trabajar en mi felicidad y en creer firmemente que no debo cerrarme a las oportunidades que se nos brindan.Ojalá pueda hacer lo mismo por ti.

Tania Contreras

tania@mujeresimportantisimas.com