De las cosas que más me pueden molestar en la vida, es que alguien me diga mentiras. En verdad descubrir que alguien me miente hace que me hierva la sangre y de pronto no podía darme cuenta porqué me molestaba tanto eso. Y sobre todo porqué me había creado situaciones en donde las personas no eran honestas si yo en verdad es rarísimo que diga una mentira o sea deshonesta.

 

¿No sé si te resulte familiar este tema de que nosotros creamos nuestra realidad y el afuera es un espejo que nos muestra cómo estamos en nuestro interior? 

Bueno pues en realidad por la experiencia me he dado cuenta que esto es cierto que cuando algo me molesta generalmente es porque hay un aspecto en mi interior que lo rechaza, lo critica, o de plano lo tiene ahí sin quererlo ver.

 

Ante este tema de las constantes mentiras y falta de honestidad de una persona hacia mi, empecé primero a ver qué me hacía sentir y a mover que realmente me da muchísima rabia y coraje.  Sin embargo, al ir un poco más profundo y ver qué tenía que ver eso conmigo, descubrí algo que también estoy segura te pasa a ti y que es la falta de honestidad que en muchas ocasiones tenemos con nosotros mismos.

 

Ya sé me vas a decir que no, que contigo si eres muy honesta, pero te quiero invitar hacer un ejercicio de introspección para que veas ¿Qué tan honesta eres contigo?

Porque a poco no, todas vamos por la vida pidiendo que nuestra pareja sea honesta, o que nuestro equipo de trabajo sea honesto.  Cuando se refiere a parejas actuales o potenciales a mi me parece que es mucho más fácil ver esto del espejo.    Llevemos esto a un espejo, a ti te gustaría que una persona quiera estar contigo, seas su prioridad, y en última instancia sea honesto.  Ahora te pregunto ¿Qué tanto eres tú una prioridad para ti? ¿Qué tanto quieres estar contigo? ¿Cuán a menudo te dices a ti misma que vas a hacer algo y lo cumples? ¿Cuántas veces te prometes algo y te da flojera o te postergas incoherentemente por tu pareja, tus amigas o tu familia? ….  Ahí en ese detalle profundo fue donde yo encontré esa falta de honestidad de mi para mi.  Es como muy sutil sabes, pero empecé a observarme, a ser súper clara y a cumplirme.  Estar ahí para mi.  Decirme la verdad de entrada a mi. 

El resultado es que, si he podido ver que en mi interior yo misma no era tan honesta CONMIGO, y comencé a serlo, comencé a ser coherente. El resultado ha sido no solo que en el exterior mi realidad está cambiando, la persona deshonesta se fue de mi vida, junto con algunos otros que también lo eran en menor medida, y he ahora veo que las personas que me rodean vibran en esa misma Conciencia y en ese mismo valor de honestidad.

 

Ser honesta contigo mismo, es un reto que te va a atraer muchísimas satisfacciones primero que nada contigo y en segunda instancia con tu mundo exterior. Practícala y verás como las personas que empiezan a vibrar en una frecuencia similar a la tuya

 

Un abrazo

Bere Corral

contacto@mujeresimportantisimas.com