Si crees que trabajar mucho y hacer yoga es tener una vida balanceada, este artículo es para ti.

En esta época en la que esta de moda ser saludable e incluso tener una práctica espiritual,
hacer yoga etcétera, es súper importante revisar lo que implica en tu vida el balance.

Hace unos años cuando trabajaba en el medio bursátil yo creía que mi vida era balanceada porque tenía un nivel alto de estrés en mi trabajo y hacia yoga algunos días entre semana y los sábados por la mañana, hubo otra época en la que yo salía muchísimo a bares y antros con mis amigas y los fines era voluntaria del teletón, también en ese momento pensaba que mi vida estaba “muy balanceada”.

Lo cierto es que mi vida estaba muy llevada al extremo, por un lado, estaba en el ácido en el trabajo, el cual de por si era exigente y estresante y a eso le sumaba mi propia exigencia, y en el yoga según yo era muy OM. Con el paso del tiempo me di cuenta de que el tener una vida balanceada implicaba de entrada algo más interno que externo. Uno puede estar con mucho trabajo, pero estar en balance interior, lo que me pasaba a mi era que estos extremos en realidad me desbalanceaban más.

En mi proceso de búsqueda interior me fui adentrando en la practica de la unificación (que les he contado que es muy similar a meditar) y ahí fue donde entendí que, al encontrar un espacio de paz interior, el balance implicaba jugar a mantenerlo el mayor tiempo posible en cada momento. Me di cuenta de que en realidad también puedes ser
OM en el trabajo y con tu pareja o amigos, porque el balance viene desde una paz interior.

Hoy te quiero compartir que para mi, el ejercicio de detenerme unos momentos durante el día me ha ayudado muchísimo a conectar con este espacio de balance interior. Es una practica súper fácil en la cual:

1) Cierra tus ojos
2) Toma unas respiraciones profundas y conscientes
3) Toma conciencia de tu cuerpo con estas respiraciones
4) Pon atención en cómo se siente tu cuerpo, ¿Qué energía tiene?, ¿Qué sensaciones tiene?
5) Continúa respirando y poco a poco abre tus ojos.

Hacer un alto durante ciertos momentos del día es una actividad súper sencilla, además de la práctica de bienestar y espiritual que puedas tener, para conectarte contigo, con tu cuerpo, con lo que realmente pasa en tu interior. Al lograr esta conexión es increíble cómo cambia tu día porque te das amor y atención, algo que la mayoría de nosotros vamos persiguiendo en el mundo exterior.

No te pierdas esta semana la transmisión de Mujeres Importantísimas, vamos a practicar al final de la transmisión este ejercicio que traerá mucho balance a tu vida.

Un abrazo con mucho cariño

Bere Corral

contacto@mujeresimportantisimas.com