El balance, si lo aplicamos directamente a la forma en que la persona se conduce así misma por la vida, podríamos también llamarlo “equilibrio”, como ese eje sobre el cual el espíritu, la mente, el cuerpo y nuestro comportamiento deberían girar y sostenerse.

Para ser una persona en balance, equilibrada en este caso, debe estar dispuesta a entrar en un proceso de conocimiento de sí misma para identificar sus fuerzas y sus debilidades, sus bondades, sus oscuridades, sus carencias y sus maravillosas áreas de oportunidad.

El balance es ese punto clave para encontrar nuestro lugar en este mundo cada día más deshumanizado, más lejos del verdadero sentido de la propia existencia.

Si algo nos agobia es que cada día encontramos en lo externo mayor desorden, un desequilibrio que molesta o perturba, esa falta de balance en la mayoría de la cosas, de las personas con comportamientos extremos o extraños.

Sin embargo, la naturaleza sigue aunque lastimada, en perfecta armonía y sabiduría. Ella es la gran maestra nuestra, que a cada paso, a cada mirada, en cada roce de la brisa, nos regala lecciones invaluables. Nuestro ser, único e irrepetible, requiere de toda nuestra colaboración en completa libertad y con una inquebrantable fuerza de voluntad, para lanzarnos a la mayor aventura de nuestra vida: convertirnos en el fiel de la balanza de ésta existencia que nos ha sido regalada.

Es decir, empoderarnos, tomar conciencia de que somos los únicos dueños de nuestras decisiones, y que éstas deben traernos paz, alegría, seguridad, aceptación, AMOR que rompa todas las barreras, venza los obstáculos que quieran  romper nuestro equilibrio y jalarnos hacia la inercia del mundo que gira en un lastimoso desbalance.

TIPS:
1.- Tómate tiempo y conócete, no tengas miedo.
2.- Acéptate, ámate, reconócete, perdónate y lánzate.
3.- si caes o te equivocas, duele… Levántate! Abrázate y vuelve
a comenzar, el sol sale cada mañana y tú estás viva!

Un poco sobre mi:

Mi nombre es Anabella Sayeg Guizar. Me considero con enorme gratitud, una persona espiritual y mentalmente joven, abierta y siempre inquieta con enormes deseos de aprender y compartir lo mucho que en claro oscuro la vida me ha regalado.
Estudié Decoración de Interiores. Fui formadora en valores espirituales, religiosos y humanos por más de 30 años. Directora del DIF en el municipio de Celaya, Gto., por más de un año. Escribí para un periódico local por casi 13 años sobre diversos temas. Me encanta el Arte, la Filosofía, la Arquitectura, la música y ser multitask entre otras muchas cosas. Alegre y guerrera.

Anabella Sayeg Guizar

contacto@mujeresimportantisimas.com