Hace unos días una amiga subió un post de esos feministas en contra de los hombres, me llamó la atención que tenía muchos comentarios y entré a verlos. Entre esos comentarios hubo uno que llamó especialmente mi atención:

Yo no necesito a ningún hombre.

Me pareció una declaración muy tajante y me dio vueltas en la cabeza por un par de días. Quería contestarle algo a esa chava, pero no sabía qué. Este comentario es cada vez más frecuente. Como si no necesitar a un hombre fuera una virtud. Entiendo que es sano ser auto suficientes y que es válido no querer tener pareja si no quieres. Pero de ahí a de plano anularlos pues está más cañón.

¡Claro que los necesitamos! Pensé. Si no existieran no habría esta comida en la mesa, no por que algún hombre me la haya pagado, sino porque seguramente muchos colaboraron para que llegaran hasta aquí. Lo mismo con la luz, el gas, el agua, mi internet, el celular, los coches, los edificios. Detrás de todo lo que hacemos hay miles de hombres y mujeres. Claro que nos necesitamos. Todos. Siempre.

Ni que decir de las relaciones de pareja, por supuesto que es increíble tener un buen compañero a tu lado a quien amar, quien te ame, con quién compartir y hasta con quien discutir.

Muchas veces dejamos de ser honestas con nosotras mismas y hacemos o decimos cosas que no queremos por miedo a expresar lo que realmente queremos. Por supuesto que es más fácil y cool decir no necesito a un hombre que: Quiero tener una pareja. Socialmente es más aceptado.

Es muy tentador mentirnos, especialmente por que las relaciones de pareja requieren salir de nuestra zona de confort y establecer un compromiso. Y eso da miedo.  Pero no podemos dejar que sea el miedo quien guíe nuestras vidas, ni tampoco nuestras experiencias pasadas. No solo en las relaciones de pareja, en cualquier cuestión de la vida.

Ser honesta con lo que necesitas es el primer paso para conseguirlo, hazte este tipo de preguntas de vez en cuando.

¡Atrévete!

mayda@mujeresimportantisimas.com