Me acuerdo mucho haber oído a mis amigas decir que querían ser mamás, me acuerdo mucho haber dicho que yo no quería ser mamá y también tengo un par de amigas más que compartían ese deseo de no ser mamá. No recuerdo que ninguna amiga, ni una sola, dijera: No puedo esperar el día en que me convierta en madrastra.
La imagen que tenemos de madrastra es demasiado desmotivadora de por si. Creemos que la madrastra es aquella mujer que llega después de una tragedia o incluso es la asesina de la mamá, y hace todo lo posible por separar al papá de los niños.
Con altos índices de divorcios cada vez es mas fácil que nos encontremos en un entorno familiar distinto al que imaginábamos de jóvenes.
Nadie quiere ser madrastra, y menos las que no queremos ser mamás. Pero la vida tiene sorpresas, y un día te enamoras de alguien que tiene hijos.
Tu vida se transforma y tienes la oportunidad de transformar también la vida de ellos. Hazlo de manera consciente. Te dejo algunos tips que te pueden ayudar.
1. Honra a su mamá. Por muy tormentosa que haya sido la historia con tu pareja es gracias a ella que tu relación es como es. Tu pareja llegó a tu vida después de cruzarse con la de ella y los niños están contigo también gracias a ella. No la juzgues, ni la critiques, guarda un buen lugar para ella en tu corazón.
2 Prepárate. Hay mucha información sobre qué hacer y qué no hacer con los hijos de tu pareja. Si no has sido mamá lo más probable es que nunca hayas leído libros de psicología infantil. Es un buen momento para empezar.
3. Toma tu lugar. No eres la mamá de los niños, y ella va a ser siempre más importante que tú. Podrás acompañarlos y disfrutarlos, pero nunca vas a tener el lugar de la mamá. No te confundas, los papás siguen siendo ellos.
4. Respeta su proceso. Si la ruptura es reciente tu nueva tribu va a tener un corazón roto. No los presiones, dales tiempo y espacios para recuperarse. No fuerces situaciones ni te impongas en su vida. Regálales momentos a solas.
5. Está presente para ellos. Ponle atención y corazón a lo que dicen y hacen. Te vas a divertir un montón y tu corazón se va a expandir.
6. Se paciente contigo. Es una nueva experiencia para ti, probablemente no todo te salga bien a la primera. No pasa nada. Hazlo lo mejor que puedas, con eso es más que suficiente.
Nadie quiere ser una madrastra, pero ya que lo eres disfrútalo, la vida no se equivoca y estás siempre en el lugar que necesitas estar.
Atrévete.