Establecer rutinas es super importante para el manejo del estrés y salirnos de ellas también es importante para lograr un balance.  Y me dirás ¿qué estás loca? Es totalmente contradictorio, pero no! Así es; sin embargo la diferencia radica en la planeación.

 

Cuando planeamos nuestras rutinas, incluso los momentos para salirse de ellas deberían estar establecidos, obvio con flexibilidad de qué hacer; de lo contrario sucede que nos quedamos eternamente en nuestros momentos de desestrés y relajación.  Por otra parte, el peligro de tener una rutina en donde no se establezcan estos periodos de descanso es que para la mayoría de las personas que en el mundo actual se han convertido en workaholics, el riesgo de no parar es altísimo para su salud.  

Para mi la forma en la que más me sirve establecer mi rutina es eligiendo iniciar el día con una actividad que me llene en lo personal, ya sea meditar, hacer la planeación de mi día, empezar con ejercicio…. lo que a ti te resuene pero que sea algo para ti.

Recuerda que es súper importante cuidar de los tres aspectos que nos conforman: Cuerpo, mente y espíritu.  En la medida en la que incluyas en tu rutina actividades que te alimenten en estos tres aspectos verás que te sentirás mucho más balanceada

 

Cuerpo: Procura incluir en tu rutina ejercicios que te gusten y te hagan sentir conectada contigo.  Si no eres de las personas que suela hacer ejercicio porque no tiene tiempo puedes empezar por darte un tiempo para hacer estiramientos, caminar, hacer yoga, o simplemente poner música y bailar. El chiste es que en tu rutina elijas formas de mantener tu cuerpo activo y que lo apoyes a depurar energía, toxinas y lo que no necesita.

 

Mente:  Incluir en tu rutina un rato para planear tu día hará que tengas más paz y menos pensamientos ya que al darle claridad a tu día a día tu mente sabrá qué esperar y qué es lo que sigue

 

Espíritu: No olvides incluir en tu rutina un momento para crecer internamente; finalmente ese es el resultado de la espiritualidad y si no lo has hecho mucho, puedes comenzar por cerrar tus ojos, poner atención en tu respiración por unos instantes y tomar respiraciones profundas procurando inhalar en tres tiempos, retener el aire en tres tiempos, exhalar en tres tiempos y sostener tu cuerpo sin aire tres tiempos antes de volver a iniciar.  Procura hacer unas 10 repeticiones de este ejercicio y verás cómo te conectas con tu cuerpo increíblemente

 

Un fuerte abrazo

Bere Corral

contacto@mujeresimportantisimas.com